Categories


Carta a Javier “ El Chicharito” Hernández

Javier Hernandez

Para muchos fue un shock tu contratación en el Real Madrid.  No para mí. Si bien me sorprendió, mi primera reacción fue pensar:  “Que valiente eres Chicharito”…. porque no es fácil luchar por varios años por una titularidad en un equipo inglés como el  Manchester United  teniendo tantas cosas en contra y la alternativa de evitarte el mal clíma, la comida… críticas en vez de vivir cómodamente en México al jugar en cualquier equipo ganando igual o más que allá, pero gozando de la gloria de la titularidad y salir en los periódicos como héroe cada semana.

 Si ya te admiraba, ahora te admiro mucho más.  Fuiste al mundial de Brasil a luchar por México. No obstante que te dejaron (en mi opinión) absurda e injustamente como suplente.  Jamás hiciste una declaración que denotara molestia o rencor, tomando gustoso  las oportunidades que te dieron de jugar y demostraste tu valía. cualquiera que entienda un poco de fútbol sabe que el equipo mejoró cada vez que pisaste el terreno de juego.
No eres un virtuoso del manejo del balón, pero la gente que en verdad entiende de futbol sabe que las cualidades que tienes son suficientes para que cualquier presidente de equipo quisiera contar contigo.  La lógica de tu contratación desde un punto de vista netamente futbolístico, en mi opinión es muy simple:  si los campeonatos los gana el equipo que más juegos gana y los juegos los gana el equipo que más goles mete, todo equipo necesita un jugador que su especialidad sea meter goles.
Eso es lo que llamamos en jerga futbolística un “9 natural”  y lo que yo llamo un “ sicario” porque es aquél que deportivamente te aniquila.
Si, además ese sicario es un jugador que es positivo (no conflictivo), es una persona con valores, y representa muchos otros beneficios, pues realmente no cabe duda que debo aplaudir la genialidad de tu contratación.
No obstante todo lo comentado, se requiere de mucho valor de tu parte para tomar la decisión, porque se necesitan agallas y mucha seguridad para aguantar la banca. La banca duele y te resta seguridad.  Lo sé como exjugador… poco la viví, pero le hacía daño a mi autoestima, por eso aún te admiro más. Tu espíritu resiliente, tu perseverancia y extraordinaria actitud son dignas de todo respeto y admiración. Ve guardando y atesorando experiencias.  De ser posible, escribe cada vivencia buena y no tan buena, porque en algún momento de la vida las tendrás para compartirlas y motivar a mucha gente, no sólo en el ámbito deportivo, sino en cualquier otro.
Han salido muchas críticas y burlas, y habrá muchas más.  No voy a mencionar a nadie de los que han aparecido mostrando su falta de calidad con sus comentarios.  Porque, aunque tendría mil argumentos para hacerlos pedazos, ninguno está a la altura de tu calidad moral como ser humano.   Por eso, no ensucio esta carta mencionando ningún nombre. 
Sé que no necesitas que te lo diga, porque siempre nos has dado cátedra de prudencia, humildad y buena voluntad, pero no puedo dejar de pedirte que sigas siendo así y “haz caso omiso de críticas burlas y págales con una sonrisa, metiendo goles y creando oportunidades para tu equipo”.
¿Te felicito con todo mi corazón Chicharito!, estás haciendo historia, y como diría Don Quijote de la Mancha:
“Dejad que los perros ladren porque es señal de que vamos cabalgando”.
 

Guten Tag (Buenos días), Ramón

 

la foto2¿Quién dijo que en ésta vida ya no hay valores? que no se puede tocar temas complejos y de gran preocupación de una manera real pero no burda, de una manera sensible y a la vez alegre y tan profunda que en momentos sientes que te tocan el alma.

 

Cuando se va al cine y el director logra meternos a la historia al grado de transportarnos al mundo que refleja la pantalla y logra conectar con nuestros sentimientos de una manera que pareciera habernos vuelto bipolares, llevándonos de la risa al llanto y viceversa de una manera iterativa, hacemos realmente un escape de la realidad por un par de horas y sentimos que la película cumplió en verdad su cometido.

 

Eso justamente logra  el mexicano Jorge Ramírez-Suárez en la cinta “Guten Tag, Ramón”. Mexicano de nacimiento y formación, y alemán adoptado, hacen a Jorge completamente  bi-cultural, lo cual aprovecha de una manera envidiable para plasmar lo bueno y lo no tan bueno de México y los mexicanos, de Alemania y los alemanes en una historia de amor, de amistad y de valores, la cual no sólo invita a ser mejores individuos, sino que nos da esperanza  en la humanidad.

 

“Guten Tag, Ramón” es una cinta imperdible para darnos cuenta de una triste realidad que enfrentan millones de mexicanos como Ramón, que no cuentan con la educación y recursos económicos para salir adelante y se ven en la disyuntiva de emigrar sin papeles a otro país o de incorporarse a las filas delictivas del narcotráfico que es un cancer para el mundo, pero que les ofrece una “alternativa” aparentemente fácil que termina siendo una puerta falsa y que les causa un daño irreversible a ellos y a la sociedad en general.

 

La creatividad del guionista, productor y director nos presenta de una manera excepcional una historia diferente que tiene por escenario un pequeño pueblo del estado de Durango y una bella ciudad en Alemania, ya que por azares de la vida,  Ramón el protagonista de la historia, termina en donde las naturales adversidades terminan por ceder ante la fuerza de la persistencia, la convicción y el carisma de Ramón y el apoyo de gente buena que la vida pone en su camino y de una manera maravillosa la barrera del idioma es superada  por el lenguaje del corazón.

 

Yo le tomé especial cariño a ésta película por varios motivos, el primero quizás es por identificarme de alguna manera con la historia, por haber vivido en Alemania y haber llegado en mis años de formación a un país, entonces totalmente extraño para mí, con una diferencia cultural y de costumbres notable, por no mencionar otras como la climática que hacen difícil la adaptación  y eso que mis condiciones eran  incomparablemente más favorables que las de Ramón.

 

Otra de las circunstancias que me allegan sentimentalmente con la película es haber tenido la gran oportunidad de conocer a Jorge, antes de su filmación. Conocer la historia a nivel proyecto y apostar por su realización, no sólo en el aspecto de su aseguramiento, sino por motivos del financiamiento que se requería y que de conformidad con el  artículo 226 se logró la participación de la empresa para la cual yo laboraba en ese entonces.

 

La historia además de haberse logrado plasmar en la cinta con la fineza y precisión requerida, lo cual demuestra la gran habilidad y conocimiento del cineasta y su equipo, resulta una luz de esperanza en ésta época en la que dudamos de la subsistencia de los valores y se requiere de motivos para seguir creyendo.

 

No te puedes perder ésta bella película!

Algunas enseñanzas de Brasil 2014

IMG_9967Hace algunas semanas publiqué una reflexión en la que mencionaba que en mi opinión. Miguel Herrera no era el líder adecuado para dirigir al equipo representativo de México en el mundial de  futbol de Brasil, hoy lo sigo creyendo.
Cualquiera diría que los resultados lo avalan y tendrían cierta razón, ya que estamos acostumbrados en México a que llegar al cuarto partido(pasar a Octavos de final) es ya un resultado decoroso, lo cual para mí, no lo es.
Si bien esperaba que no ganáramos un sólo partido, me parece que la suerte acompañó al equipo mexicano y los astros se alinearon para que hubiésemos llegado mucho, pero mucho más lejos de lo que llegamos.
En términos de futbol, la gente habla de las grandes sorpresas, para mí al ver los juegos fue evidente cuales equipos se prepararon más que otros, cuales traían una estrategia clara y aquellos que  salieron a improvisar como el caso de México y Brasil y los resultados no se dejaron esperar.
También la suerte jugo su papel y a eso de cierta manera atribuyo que México pasara a la siguiente ronda y que hoy Argentina, vaya a disputar la final con Alemania, porque si por preparación, estrategia y liderazgo se tratara, Holanda hubiese obtenido el pase. Aunque los recursos futbolísticos y el liderazgo de un individuo dentro del terreno de juego por parte de Argentina, inclinaron la balanza a su favor y por supuesto que no me refiero a Messi, quien a quedado a deber todo en éste mundial, sino a  Javier Mascherano quien se echó a cuestas al equipo y ha demostrado que es un gran líder.
Para cuando se publique éste artículo, la final se habrá jugado y si los dioses del futbol y la suerte no influyen demasiado, la lógica es que Alemania se lleve el trofeo a tierras teutonas, acabando con eso de que Europa para los europeos y America para los americanos. Pero aquí lo que es de admirar es el liderazgo, la organización y la estrategia del entrenador alemán y por ello aspiro a que alguien con más calidad y clase dirija a nuestro seleccionado y dejemos que los líderes de telenovela barata dirijan a los equipos locales, propiedad de televisoras y empresarios que privilegian el drama a tener un representativo con clase y seriedad, que no de mejores satisfacciones.
Pero fuera del futbol, las enseñanzas mas significativas son de otro tipo y me parece que es hora de que demos importancia a lo que verdaderamente la tiene y nos ocupemos pro-activamente de aquello que debiese mantener nuestra atención.
En México mientras el mundial roba todo nuestra atención se aprueban reformas estructurales que tendrán importantes repercusiones en diversas materias como comunicación, energía y otros, sin que nadie haga el menor aspaviento por ello.
En la ciudad de México seguimos sufriendo los embates de la pésima administración y planeación de Mancera y sus secuaces con sus obras con las que se hacen millonarios y sus mal planeadas imposiciones de parquímetros, programas de “no circula” y demás aspectos que carecen de congruencia e inteligencia.
Que conste que no estoy en contra de los parquímetros, de un buen programa de control vehicular o de obras de mejora, pero es increíble la mala planeación de las mismas y que asfixien al grado del estrangulamiento a zonas como Polanco, por la  falta de planeación y por transformar vías en las que antes se podía circular en tres carriles, en vías de un sólo carril de circulación, debido a la ambición desmedida por obtener dinero, que se evidencia al pintar zonas de parquímetros de ambos lados de la calle.
Vale también la observación de que soy un fiel creyente de que una sociedad civilizada no aquella en que la las familias pobres tienen auto, sino aquella en la que los ricos usan el transporte público.
Y para concluir con la reflexión,me parece que nos hubiese resultado más provechoso un fracaso rotundo y que no se hubiese logrado el mediocre resultado que se obtuvo, porque se hubiese evidenciado la mala planeación y como se privilegian dentro de nuestro futbol los intereses económicos.
Al igual que a Brasil le hará mejor el resultado de la paliza que le propinó Alemania despachándolo de la justa deportiva a que hubiese sido campeón, ayudado por la FIFA con un equipo mediocre y mal estructurado  y siguiera el pueblo brasileño en el sueño de opio, pensando que son los reyes del mundo por ser campeones de futbol, mientras se sigue muriendo de hambre la gente y se hacen mayores las diferencias entre las clases sociales.
Hoy la realidad es que le salió mal a su presidenta la tirada y hoy la gente estará aún más inconforme de que se hayan dilapidado billones de dólares en estadios que se habrán usado para tres juegos y se quedarán como uno de los más evidentes monumentos a la estupidez humana, cuando pudieron haber sido invertidos en obra social tan necesaria.
Pero es hora de que tanto brasileños, como mexicanos despertemos del marasmo en el que nos encontramos y dejemos de tolerar gobernantes corruptos que se enriquecen descaradamente, mientras, nos dan “Pan y circo” a  sus mandatarios (al menos según lo que significa la palabra  ”Democracia”).

“Lo que nos define”

Resilencia 
 
 
Tener conocimiento nos sirve si lo sabemos utilizar; inclusive hay personas que pueden tener doctorados y conocer ampliamente un sin fin de temas, mas eso no los define como persona.
 
Podemos tener éxito en lo que hacemos y nos dará satisfacción; pero tampoco nos define como personas.
 
Tener dinero puede ser útil y, si lo sabemos emplear, darnos un nivel de vida muy agradable; no obstante, tener todo el oro del mundo no nos define como personas. 
 
Podemos tener una gran pareja, que puede sernos fiel o no, que puede amarnos mucho o poco  y eso sigue sin definirnos como personas.
 
Podemos tener hermosos hijos que pueden amarnos y admirarnos mucho o poco, lo cual nos dará también alimento para el alma,  pero eso, tampoco nos define en la vida.
 
Podemos tener una buena posición, un buen nombre y reconocimiento, ya sea de la sociedad, del medio en que nos desenvolvemos, o de nuestros familiares y amigos, lo cual puede ser muy agradable y halagar nuestro ego, mas eso tampoco nos define.
 
Los recursos intelectuales que hayamos desarrollado, nos ayudarán a entender mejor y a seguir avanzando. Podemos tener recursos  emocionales que hayamos forjado  a través de nuestro caminar por la vida, lo cual nos ayudará en gran medida a ser felices o a evitar el sufrimiento a raíz de las circunstancias que se nos presenten.
 
Entonces, ¿qué es lo que realmente nos define?  
 
Lo que en verdad nos define como personas y como seres humanos, es:
 
Nuestra “actitud hacia la vida”, la forma como tomamos todo aquello que nos sucede y asumimos nuestra responsabilidad como consecuencia de nuestros actos y también de los actos de otros, sin sentirnos víctimas de las circunstancias.

  

 
El “poder de resiliencia”  que hayamos desarrollado a través de las vicisitudes y obstáculos…  La fortaleza para levantarnos una y otra vez después de las caídas. 
 
El “amor que sintamos y expresemos” a nuestro alrededor, lo cual será parte del legado que dejemos a nuestro paso por la vida.
 
 Porque, al final, no importará cuantos bienes  dejemos, lo que importará es cuántas almas tocamos para bien y con qué profundidad. Y, por supuesto,  el ejemplo que hayamos reflejado para que las personas en las que hayamos influido sean más felices y hagan un mundo mejor, gracias a su interacción con nosotros.
 
Eso, es lo que nos define.

Ni Hala Madrid… ni Visca Barsa !

la foto

 

Ni Hala Madrid… ni Visca Barsa !

 

Es increíble lo que sucede de repente con ciertos fenómenos, pero lo que viví este fin de semana con la final de fútbol de la copa de Campeones de Europa es de llamar la atención.

 

Quiero aclarar que yo no tengo equipo de fútbol, ni en México, ni en otro país, aún habiendo jugado en mis mocedades en el Club Atlante, aún habiendo vivido en München y teniendo a la mano al famoso Bayern, ni por haberme desarrollado en mi infancia en la colonia española en México y ser miembro toda mi vida del Deportivo Asturiano. Aunque como dice Serrat, en su bella canción cada loco con su tema, si me das a escoger tengo mucho más simpatía por la filosofía del Barcelona, que por la del Real Madrid, sin ser un detractor de este último, ya que ambas son grandes instituciones y dan un gran espectáculo y habría que añadir que mi madre era la fan número 1 del Barsa.

 

Me gusta hacer la polémica futbolística en las redes sociales, invitando a muchos amigos a  compartir sus puntos de vista, discutiendo acaloradamente sobre nuestras formas tan distintas de ver las cosas,

pero tratando de ser muy respetuoso y  con la premisa de que mientras más diversas sean las posiciones, más enseñanza nos pueden dejar.

 

Sin embargo ver las reacciones de algunos partidarios del Real Madrid y otros del archi-rival Barcelona me llaman mucho la atención. Es increíble como pasan de un momento a otro al insulto y a retar a golpes a los “rivales” defendiendo a ultranza unos colores y a un puñado de jugadores, como si les fuera en ello la vida.

 

La vida es mucho más que eso y para invitarlos a la reflexión me gustaría contarles una historia real de la cual podemos aprender mucho.

 

Muchos piensan que la vida de los famosos es maravillosa, sin problema alguno o llegamos a pensar que su vida es vacía, frívola, que carecen de sentimientos y buenos actos, pero hay seres humanos maravillosos y capaces de conmover al mas duro y despreocupado ser humano. Esta es una historia real de la nobleza humana, que debería de servirnos de inspiración.

Esta maravillosa historia que quizás no muchos conocen, se refiere a dos, de los tres tenores Lucciano Pavarotti, José Carreras y Plácido Domingo, que emocionaron al mundo cantando juntos. La rivalidad que todo el mundo conoce, entre los Catalanes y los Madrileños, que viene en mucho de que los catalanes luchan por su autonomía en una España dominada por Madrid, hizo que  Plácido Domingo que es madrileño y José Carreras que es Catalán, se enemistaran de una manera excepcional en 1984.  Carreras y Domingo se volvieron enemigos. Siempre muy solicitados en todas partes del mundo, ambos hacían constar en sus contratos, que sólo se presentarían en determinado espectáculo, si el adversario no fuese invitado… En 1987, a Carreras le apareció un enemigo mucho más implacable que su rival Plácido Domingo; lo sorprendió un diagnóstico terrible, leucemia.

 

Su lucha contra el cáncer fue muy sufrida, se sometió a varios tratamientos, además del trasplante de la médula ósea. El cambio de sangre que lo obligaba a viajar una vez por mes a Estados Unidos, no le permitía trabajar en esas condiciones y a pesar de ser dueño de una razonable fortuna, los altos costos de los viajes y de los tratamientos debilitaron sus finanzas. Cuando no tuvo más condiciones financieras tomó conocimiento de la existencia de una fundación en Madrid, cuya finalidad única, era apoyar el tratamiento de enfermos de leucemia. Gracias al apoyo de la fundación “HERMOSA”, Carreras venció la dolencia y volvió a cantar. Recibió nuevamente los altos honores que merecía y trato de asociarse a la fundación que le había salvado la vida para tratar de devolver de alguna manera algo de la invariable ayuda que había recibido, pero sin éxito alguno.   Al leer sus estatutos, descubrió que el fundador, mayor colaborador y presidente de la fundación era Plácido Domingo. Luego, supo que éste había creado la entidad en principio, para atenderlo y que se había mantenido en el anonimato para que no se sintiera humillado por aceptar auxilio de su enemigo. Aún más  conmovedor fue el encuentro de los dos. Sorprendiendo a Plácido en una de sus presentaciones en Madrid, Carreras interrumpió el evento y humildemente arrodillándose a sus pies le pidió disculpas y le agradeció públicamente. Plácido lo ayudo a levantarse, y con un fuerte abrazo sellaron el inicio de una gran amistad.

 

En una entrevista a Plácido Domingo, le preguntaron el por qué había creado la fundación “HERMOSA” en un momento que, además de beneficiar a un enemigo, había ayudado al único artista que podría hacerle competencia, su respuesta fue corta y definitiva… “Porque el mundo no se puede perder una voz como esa”

Ante un ejemplo como ese, me encantaría invitar a reflexionar a todos los que montan en cólera por defender o atacar unos colores, una institución y al final del día un equipo de fútbol y no me queda más que decir: “Ni Hala Madrid, ni visca Barsa … mejor amigos para siempre”.

 

Gracias

Crea la Vida que Deseas

LavidaQueDeseas

 

Oscar Wilde decía que: “Para la mayoría la verdadera vida es la que que no llevamos”. Lo cual es completamente cierto. Muchos pecamos de omisión. Soñamos sí, y es importantísimo soñar, pero es tan importante soñar como actuar… como construir la vida que queremos no olvidando un tercer paso: gozar aquello que ya hemos logrado. Me explico:

 

Siempre es importante bosquejar, planear e incluso soñar en la vida que deseamos, pero como bien dice Alan Percy en su libro de “El Coaching de Oscar Wilde”: “El drama de muchos es la espera de que suceda algo especial o diferente que nos permita VIVIR con mayúsculas”. Y, es justamente esa actitud pasiva la que nos impide arrancar.

 

No tenemos un plan de arranque para ejecutar todos los días, cosas que nos acerquen a la olla detrás del arco iris.

 

Hay un dicho que dice: “Si no haces hoy cosas que te acerquen a lo que deseas, estarás condenado a vivir lo que no deseas.” Me parece que lo que agrava el problema es que se ve tan lejos la posibilidad de lograr el sueño, que nos quedamos en el camino con la idea equivocada de que no tenemos la palanca o las herramientas suficientes o necesarias.

 

A mí me encanta mi vida, sin descartar que todavía puede –y estoy seguro que puede– mejorar aún más. Pero debo decir que la soñé hace muchos, pero muchos años. Y, posteriormente hace como ocho, comencé a trabajar todos los días para acercarme a esa meta.  Hoy, definitivamente puedo decir que tengo la fortuna de tener la vida que quiero desde hace justamente un año. Me tomó años prepararla y tomar la decisión de llevarla a cabo, pero lo hice… y lo ejecuté todos los días.

 

Si la gente entendiera claramente los pasos a dar y tomara en cuenta que “Roma no se hizo en un día” no dejaría de esforzarse en buscar lo que se ve tan lejano. Lo que pasa es que, para mi gusto, a esa frase, hay que agregarle: “…pero tampoco se suspendieron los trabajos de construcción ni un sólo momento”.

 

En definitiva, no podemos quedarnos en el sueño viviendo una vida que no es la que deseamos, por buena que aparente ser.

 

Si trabajamos sin miedo (por lo menos en unos momentos del día), todos los días construyendo lo que queremos, sin duda nos acercaremos cada vez más, al grado de que nos enfrentaremos a un dilema no menos difícil que es el de tomar la decisión de empezar a VIVIR, con mayúsculas… aunque nos dé temor dejar los beneficios actuales, y más miedo aún, quemar las naves para no tener la tentación de dar marcha atrás.

 

No importa que se trate de la parte profesional o personal, el proceso es el mismo.  Es importante trazar un mapa de nuestra VIDA y definir la estrategia.  Empezar a hacer cosas todos los días que nos acerquen a lograrlo, decidirnos a dar el gran paso de abandonar, para volver a comenzar y ver hacia adelante… en una palabra… VOLAR.

 

Seguramente extrañaremos algunas cosas que dejamos de nuestra vida anterior, pero lo importante es motivarnos con lo bueno de la nueva vida y disfrutarlo, y enfocarnos en vislumbrar vívidamente ese futuro.

Cada día me convenzo más que este proceso es el indicado y que se deben hacer altos en el camino para afinar detalles y aplicar iterativamente el proceso y buscar una mejora continua.

Está en nosotros vivir la vida que queremos vivir.

Al final del día si no nos aplicamos en construirla, tendremos que conformarnos con la que las circunstancias nos hayan permitido, que seguramente no será aquélla que elegiríamos, si sólo comprendiéramos que SI es posible lograrla.

Como dicen por ahí…

“Si no eres tú, quién…

Si no es aquí, dónde…

Si no es ahora, cuándo.”

Cambiando las calles por avenidas

 

 Unsung

Unsung Hero (Link del video)

Cada vez me convenzo más de que la mejor fórmula en la vida para hacer que el éxito nos encuentre, es sirviendo.

Hace ya un año que decidí ser auto-empleado. Dejar la zona de confort no fue fácil; me tardé nada más 35 años para perderle el miedo a renunciar a la seguridad de las maravillosas quincenas, atractivos bonos, viajes, prestaciones, un ejército de colaboradores y el glamour de ser alto directivo de una empresa aseguradora, para lanzarme al mundo del auto-empleo, donde no hay nada de lo que acabo de mencionar, donde nadie te manda, pero subsistes solo.  Donde cambias el título nobiliario (laboral) y el poder que envuelve una posición, por ser más tú, por conocer tu verdadero  potencial y encontrarte más contigo mismo.

 

Debo decir que no ha pasado un solo día en el que me haya arrepentido y haya  pasado por mi cabeza la remota posibilidad de volverme a meter a una jaula de oro. Resulta, pues, que soy un afortunado y un bendecido por la vida, porque en un año en donde nuestros brillantes políticos tienen la economía parada, no he sufrido por falta de ingresos y menos si se trata de satisfacciones profesionales. En cada una de mis muchas actividades como auto-empleado he obtenido retribución económica y, lo más importante, regalos para mi crecimiento interno.

 

Me gusta dar conferencias de desarrollo humano y, cada vez que tengo la oportunidad de estar frente a un auditorio para compartir algunos hallazgos de esos que la vida permite encontrar sólo a aquellos que se encuentran en la búsqueda, termino por aprender más y descubrir nuevos tesoros.  Aquí  se vuelve a cumplir la paradoja de la vida de quequién más da, más recibe.

 

He gozado de la confianza de gente que me ha permitido darle consultoría y  he obtenido grandes enseñanzas no sólo al ofrecerles soluciones a problemáticas que les preocupaban, sino al buscar comprender su negocio y hacer algo más por ellos, tratando, en verdad, de transformar el concepto tradicional de ventas metafóricamente de “calle” (donde el que vende busca sólo eso: vender) … a un concepto de “avenida”, obteniendo el flujo  en dos sentidos… … y lograr un ganar/ganar, siempre a través de la acción mágica: “Servir”.

 

Estoy cada día más convencido de que lo que dice Stephen  Covey: “Buscar comprender, antes que ser comprendido” es una ley de convivencia y felicidad… de vida.  En la vida personal, ni se diga y, en los negocios, no hay cliente que no valore que en vez de tratar de venderle algo, en verdad te intereses en ayudarle a resolver una situación complicada.

 

Por supuesto que me llama la atención y es triste confirmar que muchos que se encuentran en una zona de confort no se preocupan por servir, sino por cuidar la chamba.   Son tan hábiles patinando para satisfacer el mínimo deseo del “jefe” o incluso para adivinarlo antes que lo exprese, que es difícil para los altos directivos detectarlo y ver que en vez de servir a los clientes, son serviles con sus jefes dejando un extraordinario hueco en lo que verdaderamente significa la razón de ser de todas las empresas: SERVIR AL CLIENTE.

 

Otra de mis actividades es hacer “intermediaciones” acercando a aseguradoras y clientes a resolver enredos en los que, por lo general, pierden ambos y más cuando se encierran en querer tener la razón más que en resolver el conflicto. Me da gusto poder apoyarlos, lo cual va muy bien con mi concepto de cambiar las calles por avenidas y hacer que las cosas fluyan en ambos sentidos.

 

Cada día doy gracias a la vida por las oportunidades que me da de servir, de sentirme útil. La verdad es que no extraño para nada el glamour del corporativismo y no cejaré en mi intento de ayudar a tener un México mejor, a través de ser un mejor individuo de lo que fui el día de ayer y como cereza del pastel resulta que esta fórmula de querer servir, de mantenerme como un eterno aprendiz y de tratar de trasformar las calles en avenidas, además de muy divertida, está resultando notablemente productiva.

 

Cierro sugiriéndote que cada vez que estés ante alguien, no pienses nada más en cómo obtener un beneficio para ti   (o para tu compañía), empieza por entender la necesidad de la persona y trata de servirlo, la vida misma se encargará de recompensarte.

 

Te recomiendo ver el video al que se refiere la fotografía que acompaña esta reflexión:  htpp//thaigoodstories.com.

 

“Sé el cambio que deseas ver en el mundo”. Gandhi

 

¿Y si hacemos un muñeco?

Ana_Frozen

Una de las cosas  maravillosas de tener “hijos geriátricos” o lo que algunos de mis amigos llaman “hijos nietos”, porque ahora que empiezo la carrera del “abuelaje” con los nietos de verdad y le hago finalmente el honor al apodo que mi padre me puso cuando tenía sólo 5 años y se me quedó para toda la vida: “El abuelo”, tengo todavía hijos de 7 y 5 años, resultado de que decidí volver a empezar  y hacer  un segundo matrimonio; es que nos obliga a rejuvenecer a fuerza, y hacer cosas que de otra manera no haríamos, como ir al cine a ver películas de niños. 

 

Ahora una de las películas de niños de moda y que ha tenido gran éxito es ” Frozen” (Una aventura congelada) la cual muestra que la magia de Disney sigue vigente y trata de una historia de amor muy bonita que no es sobre el amor de pareja, sino del amor entre dos hermanas.

 

 En esta bella historia hay como en muchas  películas de Disney momentos mágicos, en los que en el marco de una canción engloban toda una historia cargada de hermosos mensajes, sentimientos y enseñanzas de vida y definitivamente en “Frozen” no es la excepción.

 

En la película aún cuando mezclan algunas situaciones que caen en el mundo de la fantasía, tienen la habilidad de darles el toque de realidad y la enseñanza que siempre la vida tiene para ofrecernos.

 

Entonces en la película como en la vida, suceden cosas que de una manera u otra separan a las hermanas en contra de su voluntad, pero la magia del amor permanece y termina por vencer cualquier situación.

 

Pero ese momento mágico al que me refiero se plasma en una bonita canción que se llama : ¿Y si hacemos un muñeco?,   ya que una vez que las hermanas no pueden gozar de estar juntas, la hermana menor sin comprender el motivo por el cual su hermana se aleja en contra de su voluntad , la busca una y otra vez inventando cualquier pretexto y sugiriendo todo lo que se le ocurre para tratar de convencer a su hermana de salir de su habitación para jugar con ella, sin saber que su hermana daría cualquier cosa por poderlo hacer y la invitación más poderosa que puede hacerle es invitarla a jugar con ella como solían hacerlo al hacer un muñeco de nieve.

 

Más tarde cuando crecen, la hermana menor sigue insistiendo y siempre vuelve a la carga tratando de convencer a su hermana de pasar tiempo juntas y al no encontrar la fórmula para convencer a su hermana, la sugerencia vuelve a ser la reiterada invitación: ¿Y si hacemos un muñeco? 

 

En la vida real también suceden cosas que separan físicamente a las hermanas y por más complicadas que sean las cosas, jamás nada, nada, podrá vencer el amor que se profesan las dos hermanas. Mis adoradas hijas Mariana y Ximena también vivieron una separación cuando apenas estaban en etapa de formación y al igual que las pequeñas de la película, aún queriendo estar juntas, la vida les tiró los dados de manera que tuvieron que tomar caminos separados, pero nunca dejaron de amarse y de procurar apoyarse en todo momento.

 

Hoy día, Ximena ya casada y con una pequeña y Mariana a unos días de casarse y emprender su propia aventura, llevan casi 10 años viviendo separadas.  Y la magia aparece nuevamente cuando se invitan mutuamente a pasar unos días solas en Cuernavaca, en un hotel al que solíamos ir cuando eran pequeñas para vivir un espacio para ellas dos.

 

No puedo dejar de darle gracias a la vida porque veo día a día como se siguen amando y apoyando en toda situación. Me siguen sorprendiendo por la grandeza de sus corazones y me siguen enterneciendo y maravillando con hermosos detalles para su Marisa su madre, para Tanya mi esposa, para mis hijos Emilio y Natalia (sus hermanos), para mi nieta Maria y por supuesto para mí.

Por eso, ahora que estoy  en mi oficina escribiendo estas líneas y me llega un mensaje de mis hijas adjuntando una fotografía de la mesa que están compartiendo en el jardín del hotel, disfrutando de “estar con la hermana adorada”, en un espacio que ambas están conscientes que no han tenido desde hace 10 años y que no se volverá a presentar en la misma circunstancia y me adjuntan un mensaje que dice: “Sólo nos faltas tú”, no puedo más que dejar fluir las lágrimas y dar gracias a la vida, por tanto y tanto amor.

 

 

 

“Espíritu de Éxito” (primera parte)

Espiritu de Exito LibroHace algunos meses me invitaron a formar parte de un proyecto en el cual dudé en participar, ya que buscaban expertos que pudiesen compartir su experiencia en la conformación de un espíritu de éxito. Sin embargo, después de platicar sobre la idea y los conceptos, me entusiasmó formar parte del proyecto, aclarando que mi aportación se basaba en la experiencia de una persona que se encuentra muy lejos de considerarse un experto en nada y que si de alguna manera pudiese definirse a sí mismo seria como “un eterno aprendiz”.

 

La experiencia ha sido por demás enriquecedora para mi, comprobando momento a momento mi convicción de que cuando alguien trata de compartir un concepto sobre cualquier cosa, termina aprendiendo más que las personas con quien trata de compartirlo.


De tal manera que el proyecto se llevó a cabo y hoy tengo el honor de ser parte de un grupo de doce autores latinoamericanos que exponen su visión de lo que es un “espíritu de éxito” y como se conforma.

 

Cada persona tiene su experiencia y su especial enfoque o ángulo de la vida y cada cual tiene su individual concepto de algo tan peculiar como el éxito y sobre todo, que nos referimos a tener éxito en la vida. Desafortunadamente en éste mundo material, la mayoría de las personas asocian el éxito con lo material, exclusivamente, lo cual desde mi  ángulo es una manera muy limitada de éste concepto, por lo cual yo voy más con la acepción y definición de éxito de Webster, que se refiere a “triunfo, lograr lo que se pretende” así una madre que logra su propósito de formar a sus hijos, haciendo de ellos gente de bien y lo logra, es, sin duda, una persona exitosa.

 

Debo comentar que es mi primera experiencia  como autor de un libro y que me siento orgulloso de compartir créditos con 11 coautores, de los cuales, la gran mayoría tiene un amplio recorrido, tanto en la publicación de libros, como en el ámbito del desarrollo humano.

 

Desde mi perspectiva, el contar con doce mapas, diferentes de como lograr el éxito, es un gran apoyo, pero al final del día el mapa del viaje y la estrategia para lograrlo tiene que ser un logro  personal basado totalmente en una estrategia individual… Podemos tomar lo que nos agrada de alguien, más nunca copiar un estilo, cada cual lo tiene que hacerlo a su manera. sólo así se consigue el éxito y mucho más importante, sólo así se conforma un “Espíritu de Éxito”.

 

Te has hecho la pregunta de ¿qué significa tener éxito en la vida? ¿Qué significa ser exitoso? ¿Cómo se logra? Y ¿como se conforma un “espíritu de éxito”?

 

Es interesante observar como un concepto que en teoría debiese ser universal, puede ser tan  personal a la vez, porque si les preguntásemos a cien personas exitosas que nos compartan su visión me atrevo a afirmar que cada concepto será diferente. Si bien habrá algunas coincidencias en algunos aspectos, jamás encontraremos dos conceptos y procesos iguales, como ejemplo podríamos tomar el libro de “Espíritu de Éxito”, un mismo concepto, doce visiones y doce formas distintas para alcanzar una meta.

En mi capítulo hago referencia a tres conceptos de vital importancia para lograrlo: La actitud, el conocimiento y el compromiso.

 

La actitud, sobre todo en relación con dos aspectos de gran importancia, el primero es la actitud que debemos tener hacia el aprendizaje  y   la segunda es la actitud que debemos tener hacia el trabajo. En ambos somos en mi opinión, el resultado de lo que nos han enseñado y desafortunadamente como dice Serrat con todo el amor, la buena intención y la leche templada, pero nos han transmitido nuestros padres los paradigmas que ellos consideraron correctos, buscando nuestro bien, pero alejándonos de lo que me parece, es la ¡verdad!  y la cual si la conociéramos, como bien diría Jesús, simplemente ¡nos haríamos libres!

 

En ambos conceptos aporto una opinión personal, un punto de vista distinto y quizás hasta paradójico, si lo comparamos con las visiones generalizadas de dichos conceptos, las cuales han sido aceptadas por la mayoría de la gente, sin embargo, en mi opinión vale la pena revisar nuestras propias visiones sobre dichos aspectos y cuestionarnos la validez de dichos paradigmas.

 

En el caso de la actitud hacia el aprendizaje mi propuesta es cambiar la visión que nos han dado y la cual hemos aceptado sobre ello, ya que nos han acostumbrado a certificados, títulos profesionales, maestrías, doctorados y todo tipo de constancias que indican que “ya estamos capacitados” , lo que no nos dicen es que el aprendizaje en ésta vida es eterno y progresivo y que nunca dejamos de aprender, por lo que siempre tendremos espacio para aprender más, para precisar más, para profundizar más, sobre cualquier tema y que al tratar de enseñar algo, paradójicamente aprendemos más, por eso hay un dicho que dice que: “el maestro vive en los zapatos del alumno” y otro que reza que: “cuando el aprendiz está listo, aparece el maestro”. Por ello es que para mÍ, el ser experto en algo es totalmente relativo y por ello es que me considero “un eterno aprendiz”.

 

Lo mismo ocurre con el concepto del trabajo, en mi opinión nos han enseñado mal, nos han transmitido que el trabajo es una obligación, algo que hay que hacer, incluso la acepción más antigua que posiblemente exista del trabajo es que es una maldición o castigo bíblico, la cual se remonta al pasaje de la expulsión de Adán y Eva del paraíso. Un lugar en el que se supone la pareja vivía en una inocente ignorancia y en el cual no había que trabajar. Adán y Eva son expulsados con el castigo de tener que “trabajar”.

 

Incluso hay un dicho popular que dice que: “el trabajo es tan malo que pagan por hacerlo”. Lo cual en mi opinión es un error garrafal, ya que el trabajo hay que verlo como el vehículo por excelencia para que un ser humano se desarrolle.

 

En la segunda parte de éste artículo haré referencia a los otros aspectos que se mencionan en mi capítulo del libro, al conocimiento y al compromiso.

 

“Dejándolo para después”

 Dejándolo para después - El Asegurador Agosto 2013

Me hubiese encantado ponerle a esta reflexión “Procastinando la Vida”, pero la palabra “procastinación” no existe en español. En inglés es “procastination”; es una palabra que aprendí recientemente pero que tiene un significado simple y a la vez fuerte, ya que significa: “dejar las cosas para después”, pensando que aún hay tiempo.

¡Qué fuerte! ¿A quién no le pasa esto? Una de las cosas más complicadas es tomar la decisión de ¿qué hacer, lo importante o lo urgente? Hay una buena frase que dice: “de lo importante, lo urgente y de lo urgente, lo importante”… En la realidad no es tan fácil.

El problema es ¿cómo priorizamos y por dónde empezamos? Yo recuerdo que de niño regresaba cansado de la escuela y una vez comido y con energía recargada, venía la gran disyuntiva: ¿jugar o hacer la tarea? Como todo niño yo “quería” jugar, pero sabía que “debía” hacer la tarea. Y como ganaba el deseo de vivir, natural de la infancia, primero jugaba y luego hacía la tarea. No sabía la clase de trampa que estaba tejiendo desde pequeño, al grado que por extender las horas de juego, llegué a pensar que “funcionaba mejor bajo presión”. Esto lo seguimos pensando de adultos, vivimos atrapados en esa trampa y, así, vamos haciendo ese peligroso juego que llaman los americanos e ingleses “procastination”.

Con el pasar de los años me he dado cuenta que la verdadera alegría de la vida está en “aprender y vivir” en vez de jugar, le vamos dando más importancia al deber que al placer, pero eso no resuelve el problema, porque el virus de “dejar las cosas para después” sigue ahí.

Y no nos damos cuenta que nos estamos engañando a nosotros mismos o como dicen coloquialmente: “nos damos el avión” y con el pretexto de hacer lo que tenemos que hacer, no hacemos lo que es esencial en la vida: VIVIR.

¿Cómo hacer para arrancar? para tomar esa decisión tan importante y simplemente empezar a vivir como nos gustaría. Hace poco escribí en la red una frase que leí por ahí, que decía que cuando tenemos que elegir entre dos cosas y tuviéramos dudas, “echáramos un volado”, es decir lanzar una moneda, otorgándole a una de las posibilidades el águila y a la otra el sol.

Esto no funciona para que la suerte nos defina qué hacer, sino, para que en el preciso instante en que la moneda está en el aire, justamente antes de caer, “brote el deseo” y nos permita “sentir” en dónde quisiéramos realmente que cayera y así usar esta argucia para tentar al subconsciente y permitir que, por un momento, el corazón venciera al intelecto y sentir lo que racionalmente callamos.

Sí, porque lo grave es que hay muchas cosas que “dejamos para después”. Nada más equivocado, porque lo hacemos sobre todo para las cosas que realmente quisiéramos hacer en la vida. Quizás un poco por temor, quizás porque pensamos que “ ya habrá tiempo para ello” y el problema es que la vida se nos va sin vivir a nuestra manera. Imagínense qué belleza que pudiésemos decir al final de nuestros días lo que dice la canción que inmortalizó Frank Sinatra “I did it my way”, y en castellano, grandes autores como Estela Raval y Raphael hicieron con las versiones tituladas “A mi Modo” y ” A mi Manera”, respectivamente, y que expresan la idea central del autor (Paul Anka) que dice: Ahora que el final se acerca, puedo decir que viví a mi manera.

“ Bronnie Ware, la escritora y cantante australiana, después de varios años de estudio de muchos casos de pacientes terminales, escribió el libro “Los cinco principales arrepentimientos de los que van a morir”.

Lo interesante es que no hubo ninguna mención al sexo, ni a emociones vibrantes como hacer el puenting, tirarse en paracaídas o a los clásicos de escribir un libro o plantar un árbol.

Lo que descubrió Ware después de centenares de entrevistas con enfermos a punto de morir es que sus cinco principales lamentos eran:

1. Ojalá hubiera vivido a mi manera complaciéndome a mí mismo y menos a los demás.

2. Ojalá no hubiera trabajado tan duro (sobre todo los varones)… no me hubiera perdido de la infancia de mis hijos y hubiera disfrutado más a mi pareja.

3. Ojalá hubiera tenido el valor de expresar mis sentimientos más a menudo. Muchas veces las personas renuncian a sus sueños e ideales por complacer a los demás y esa frustración es el origen de muchas enfermedades.

4. Ojalá hubiera mantenido el contacto con mis amigos, porque son un incalculable tesoro.

5. Ojalá me hubiera atrevido a verdaderamente ser feliz.

Estos cinco “ojalás” nos muestran cómo vivimos atrapados en viejos patrones y hábitos. Yo te preguntaría a ti, lector: ¿Qué cosas importantes quisieras hacer en tu vida, pero las estás dejando para después? …para cuando tengas tiempo… para cuando no tengas tantas obligaciones… para cuando te lo permitan tus ocupaciones… para cuando tengas tiempo para ti… para cuando tengas suficiente dinero o por el pretexto que tú quieras.

¿Cuándo vas a empezar a vivir a tu manera? Todos pensamos que aún tenemos tiempo, y… qué tal que no lo hubiera… qué tal que de repente te dijeran que te queda un mes de vida… quizás entonces escribirías al igual que tanta gente le describió a Ware sus lamentos más importantes.