Categories

Guten Tag (Buenos días), Ramón

 

la foto2¿Quién dijo que en ésta vida ya no hay valores? que no se puede tocar temas complejos y de gran preocupación de una manera real pero no burda, de una manera sensible y a la vez alegre y tan profunda que en momentos sientes que te tocan el alma.

 

Cuando se va al cine y el director logra meternos a la historia al grado de transportarnos al mundo que refleja la pantalla y logra conectar con nuestros sentimientos de una manera que pareciera habernos vuelto bipolares, llevándonos de la risa al llanto y viceversa de una manera iterativa, hacemos realmente un escape de la realidad por un par de horas y sentimos que la película cumplió en verdad su cometido.

 

Eso justamente logra  el mexicano Jorge Ramírez-Suárez en la cinta “Guten Tag, Ramón”. Mexicano de nacimiento y formación, y alemán adoptado, hacen a Jorge completamente  bi-cultural, lo cual aprovecha de una manera envidiable para plasmar lo bueno y lo no tan bueno de México y los mexicanos, de Alemania y los alemanes en una historia de amor, de amistad y de valores, la cual no sólo invita a ser mejores individuos, sino que nos da esperanza  en la humanidad.

 

“Guten Tag, Ramón” es una cinta imperdible para darnos cuenta de una triste realidad que enfrentan millones de mexicanos como Ramón, que no cuentan con la educación y recursos económicos para salir adelante y se ven en la disyuntiva de emigrar sin papeles a otro país o de incorporarse a las filas delictivas del narcotráfico que es un cancer para el mundo, pero que les ofrece una “alternativa” aparentemente fácil que termina siendo una puerta falsa y que les causa un daño irreversible a ellos y a la sociedad en general.

 

La creatividad del guionista, productor y director nos presenta de una manera excepcional una historia diferente que tiene por escenario un pequeño pueblo del estado de Durango y una bella ciudad en Alemania, ya que por azares de la vida,  Ramón el protagonista de la historia, termina en donde las naturales adversidades terminan por ceder ante la fuerza de la persistencia, la convicción y el carisma de Ramón y el apoyo de gente buena que la vida pone en su camino y de una manera maravillosa la barrera del idioma es superada  por el lenguaje del corazón.

 

Yo le tomé especial cariño a ésta película por varios motivos, el primero quizás es por identificarme de alguna manera con la historia, por haber vivido en Alemania y haber llegado en mis años de formación a un país, entonces totalmente extraño para mí, con una diferencia cultural y de costumbres notable, por no mencionar otras como la climática que hacen difícil la adaptación  y eso que mis condiciones eran  incomparablemente más favorables que las de Ramón.

 

Otra de las circunstancias que me allegan sentimentalmente con la película es haber tenido la gran oportunidad de conocer a Jorge, antes de su filmación. Conocer la historia a nivel proyecto y apostar por su realización, no sólo en el aspecto de su aseguramiento, sino por motivos del financiamiento que se requería y que de conformidad con el  artículo 226 se logró la participación de la empresa para la cual yo laboraba en ese entonces.

 

La historia además de haberse logrado plasmar en la cinta con la fineza y precisión requerida, lo cual demuestra la gran habilidad y conocimiento del cineasta y su equipo, resulta una luz de esperanza en ésta época en la que dudamos de la subsistencia de los valores y se requiere de motivos para seguir creyendo.

 

No te puedes perder ésta bella película!

Be Sociable, Share!

Leave a Reply

 

 

 

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>