Categories

“La Lágrima del Payaso” – La Historia de Garrick

Hace algunos años, cuando pasaba por uno de los momentos más difíciles de mi vida y me encontraba a deshoras en mi oficina debatiéndome en los mares de las dudas existenciales y luchando por no caer en una depresión, sonó el teléfono.  Era Nacho Gil, mi jefe en aquel entonces y, además, un buen amigo.

Quizás intuyendo que algo pasaba, porque no acostumbraba yo estar a esa hora en la oficina, me preguntó con su estilo coloquial: “¿qué onda Charlie, estás bien?”  El efecto que tuvo su pregunta en ese momento fue algo que jamás voy a olvidar; simplemente me quebré, se me cerro la garganta y las lágrimas comenzaron a rodar sobre mis mejillas.

En ese momento volví a vivir los momentos de mi niñez en los que alguno de mis hermanos, me consolaba porque alguien más grande en la escuela me había golpeado y con toda la seguridad del mundo me decía: “No te preocupes, no te va a volver a tocar; mañana lo va a pagar y entenderá que no se puede meter con mi hermano menor”. Así de equivocadamente se resolvían las cosas en la escuela para varones a la que asistí en la primaria; sin embargo, esa sensación de amparo y protección la llevo a flor de piel.

Mi amigo Nacho apareció minutos después en mi oficina para reconfortarme, me dio un abrazo y me dijo: “¡Animo Charlie!.  No te puedes quebrar. Eres el que inspiras ánimo y motivación al grupo. Tú eres como Garrick.   Y, platicando sobre mis tribulaciones y con la idea de animarme, me platicó la historia de Garrick, el payaso, que espléndidamente Juan de Dios Peza nos obsequia en sus versos mundialmente conocidos como “Reír llorando” y a la letra, transcribo:

“Viendo a Garrick -actor de la Inglaterra, el pueblo al aplaudirlo le decía:
“Eres el más gracioso de la tierra, y más feliz…” y el cómico reía.

Víctimas del esplín, los altos lores en sus noches más negras y pesadas,
iban a ver al rey de los actores, y cambiaban su *esplín en carcajadas.

Una vez, ante un médico famoso, llegóse un hombre de mirar sombrío:
sufro -le dijo-, un mal tan espantoso como esta palidez del rostro mío.

Nada me causa encanto ni atractivo; no me importan mi nombre ni mi suerte;
en un eterno esplín muriendo vivo, y es mi única pasión la de la muerte.

-Viajad y os distraeréis. -¡Tanto he viajado! -Las lecturas buscad. -¡Tanto he leído!
-Que os ame una mujer. -¡Si soy amado! –Un título adquirid. –¡Noble he nacido!

–¿Pobre seréis quizá? –Tengo riquezas. –¿De lisonjas gustáis? –¡Tantas escucho!
–¿Qué tenéis de familia? –Mis tristezas. –¿Vais a los cementerios? –Mucho… mucho.

–De vuestra vida actual ¿tenéis testigos? –Sí, mas no dejo que me impongan yugos: yo les llamo a los muertos mis amigos; y les llamo a los vivos, mis verdugos.

Me deja –agrega el médico– perplejo vuestro mal, y no debe acobardaros;
tomad hoy por receta este consejo “Sólo viendo a Garrick podréis curaros”.
–¿A Garrick? –Sí, a Garrick… La más remisa y austera sociedad le busca ansiosa;
todo aquel que lo ve muere de risa.
¡Tiene una gracia artística asombrosa –¿Y a mí me hará reír? –¡Ah! sí, os lo juro;
Él sí; nada más él; más… ¿qué os inquieta?–Así.  –dijo el enfermo–, no me curo:
¡Yo soy Garrick!… Cambiadme la receta.

¡Cuántos hay que, cansados de la vida, enfermos de pesar, muertos de tedio,
hacen reír como el actor suicida, sin encontrar para su mal remedio!

¡Ay! ¡Cuántas veces al reír se llora! ¡Nadie en lo alegre de la risa fíe,
porque en los seres que el dolor devora el alma llora cuando el rostro ríe!

Si se muere la fe, si huye la calma, si sólo abrojos nuestra planta pisa,
lanza a la faz la tempestad del alma un relámpago triste: la sonrisa.

El carnaval del mundo engaña tanto, que las vidas son breves mascaradas;
aquí aprendemos a reír con llanto, y también a llorar con carcajadas”.

Esto me mueve a la reflexión de que muchas veces no reparamos en tanta gente que nos contagia con su ánimo y simplemente nos acostumbramos a ello, sin pensar que quizás como dice el dicho: “Llevan la música por dentro”, honrando al máximo la filosofía que reza: “Me encanta caminar en la lluvia, porque la gente no puede ver mis lágrimas”

Por eso a mí me gusta conectar con la gente y jugar póker abierto. Muchas veces me dicen que soy demasiado abierto y que debiese ser más reservado con mis cosas lo cual, la verdad, me cuesta trabajo y generalmente trato de vivir con ánimo y contagiar a la mayor gente posible de esa alegría de vida que aprendí de mi padre.  Sin embargo, de vez en vez, me llega a pasar que me apachurro de repente, me abrumo y generalmente basta la sonrisa de alguno de mis hijos o de mi esposa, para simplemente tocar mi alma y cambiar a positivo, y en alguna que otra ocasión, sucede como aquella vez en la que el abrazo y las palabras de aliento de un amigo dejaron una huella imborrable.

*La palabra spleen tiene su origen en el griego splēn. En inglés denota al bazo.
El diccionario de la RAE acepta la grafía “esplín” [1].
En francés, spleen representa el estado de melancolía sin causa definida o de angustia vital de una persona. Fue popularizado por el poeta Charles-Pierre Baudelaire (1821-1867) pero había sido utilizado antes, en particular durante la literatura del Romanticismo, a inicios del Siglo XIX. La conexión entre spleen (el bazo) y la melancolía viene de la medicina griega y el concepto de los humores. Los griegos pensaban que el bazo segregaba la bilis negra por todo el cuerpo y esta sustancia se asociaba con la melancolía. Aunque hoy en día se sabe que no es así, la idea permaneció en el lenguaje.

Be Sociable, Share!

23 comments to “La Lágrima del Payaso” – La Historia de Garrick

  • Carlos Niño de Rivera

    Reir Llorando

  • susana

    Hermoso simplemente una realidad del ser humano sin melacolia no hay amor o romance o sutileza cuantas veces no presentamos la cara de Garrick cuando por dentro lloramos amargamente, pero asi es la vida el llanto purifica el alma.

  • susana

    A proposito gracias!

  • Gracias a ti Susy! Es un gusto recibir retroalimentación sobre una aportación.
    Un abrazo

  • Marisol

    Me recordó momentos ya vividos que fue una persona que conoci que me habló del Poema de Garrick y me motivé a buscarlo, siempre deja su huella y tiene un profundo mensaje.
    Gracias por su sitio de reflexiones.

  • SUSANA , GRACIAS POR TUS PALABRAS

  • Así es Carlos Reír Llorandop , hermosa la historia de Garrick

  • Anthony Marcelo Solorzano G

    Me encanta esta reflexion, vivo llorando pero ante tus ojos riendo.

  • Gracias Anthony Marcelo!

  • carolyn marlow

    I love it,

  • Cristina

    GRACIAS DR. BARDOLLA POR HACER QUE CONOZCA AL PAYASO GARRICK!

  • JOSÉ FRANCISCO VÁZQUEZ MARTÍNEZ

    AH, QUE SORPRESA, ME DIJE CUANDO CONOCÍ LA HISTORIA DE ESTE PAYASO, YO ENTRETENGO, DISTRAIGO A MIS LECTORES CON MIS LETRAS, SENTIMIENTOS, IMAGINACIÓN DESPIERTO, RISAS, LLANTO Y ESPÍRITU CONTAGIO, QUERIENDO DAR EL PASO SIN CAMINAR, EN UN ESPACIO QUE NO LO HAY, EN UN TIEMPO QUE NO MARCA LAS HORAS, Y ALLÍ ESTOY COMO ESE PAYASO.

  • Como cae justo cada palabra como cada bloque de las pirámides, todo en ello es lo que se vive y se siente en los tiempos actuales, yo vivo así tal cual y aun no se como sobrellevar esta depresión, lloro con risas y río falsamente, muchas veces con tristeza, mi vida actual es una tristeza.-

  • GRACIAS MAESTRO por hacer cada palabra nuestras expresiones.-

  • humberto

    Mi Padre en Paz Descanse Murió a Los 101 años y Recitaba Dramáticamente El Relato De Garrick . Y Ahora me Toca a Mi Vivir esa Tristeza Profunda que Viene de No se Donde y Que Teniéndolo Todo a mis 67 años estoy Sufriendo . Viviendas Sin Vivir .
    Pero Estoy Seguro y Confiado que Por La Gracia de Dios esto Pasará , como Todo lo demás Pasa , Nada Es Para Siempre . Aceptación, Fe y Paciencia . Gracias .

  • HERNÁN

    Muy bueno.Muy real y actual

  • gabriela

    A mi l historia me la conto mi dentista cuando pasaba x un momento difícil de mi adolescencia lo único q podía hacer era llorar nada m consolaba y era el quien me animaba, un dia me sorprendió con la historia y fue desde ahi q busque el libro en una biblioteca del barrio y copie la historia d garrie, hoy ya adulta la trasmito a quienes la vida los golpeo fuerte y busquen su salida, como a mi m ayudo

  • Maria Martha Letona de Schleusz

    Linda reflexion.
    El poema Reir llorando, es uno de trantos versos que mi madre me recitaba en la infancia.
    Evoca gratos recuerdos y vuelve a la vida al gran Juan de Dios Peza.

  • Ana Amelia

    Tengo casi 70 años, este poema era uno de los que mi madre( qepd )me pedía leerle mientras me cepillaba el cabello y me peinaba cuando era niña.Entonces no captaba su significado y hermosura. Hoy, que atravieso poruna de las etapas mas dolorosas de mi vida, volver a leerlo me reconforta y hasta siento que mi madre está a mi lado….tiene tanto de cierto seguirá siendo aplicable a cualquier tiempo y en muchas de las vivencias de otros seres humanos sensibles.
    bendito Juan de Dios Oropeza por este invaluable y hermosos regalo

  • Excelente pensamiento a muchos que por cobardía, esconden el derecho al dolor, al amor y al espiritud…

Leave a Reply

 

 

 

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>