Categories

Ni Hala Madrid… ni Visca Barsa !

la foto

 

Ni Hala Madrid… ni Visca Barsa !

 

Es increíble lo que sucede de repente con ciertos fenómenos, pero lo que viví este fin de semana con la final de fútbol de la copa de Campeones de Europa es de llamar la atención.

 

Quiero aclarar que yo no tengo equipo de fútbol, ni en México, ni en otro país, aún habiendo jugado en mis mocedades en el Club Atlante, aún habiendo vivido en München y teniendo a la mano al famoso Bayern, ni por haberme desarrollado en mi infancia en la colonia española en México y ser miembro toda mi vida del Deportivo Asturiano. Aunque como dice Serrat, en su bella canción cada loco con su tema, si me das a escoger tengo mucho más simpatía por la filosofía del Barcelona, que por la del Real Madrid, sin ser un detractor de este último, ya que ambas son grandes instituciones y dan un gran espectáculo y habría que añadir que mi madre era la fan número 1 del Barsa.

 

Me gusta hacer la polémica futbolística en las redes sociales, invitando a muchos amigos a  compartir sus puntos de vista, discutiendo acaloradamente sobre nuestras formas tan distintas de ver las cosas,

pero tratando de ser muy respetuoso y  con la premisa de que mientras más diversas sean las posiciones, más enseñanza nos pueden dejar.

 

Sin embargo ver las reacciones de algunos partidarios del Real Madrid y otros del archi-rival Barcelona me llaman mucho la atención. Es increíble como pasan de un momento a otro al insulto y a retar a golpes a los “rivales” defendiendo a ultranza unos colores y a un puñado de jugadores, como si les fuera en ello la vida.

 

La vida es mucho más que eso y para invitarlos a la reflexión me gustaría contarles una historia real de la cual podemos aprender mucho.

 

Muchos piensan que la vida de los famosos es maravillosa, sin problema alguno o llegamos a pensar que su vida es vacía, frívola, que carecen de sentimientos y buenos actos, pero hay seres humanos maravillosos y capaces de conmover al mas duro y despreocupado ser humano. Esta es una historia real de la nobleza humana, que debería de servirnos de inspiración.

Esta maravillosa historia que quizás no muchos conocen, se refiere a dos, de los tres tenores Lucciano Pavarotti, José Carreras y Plácido Domingo, que emocionaron al mundo cantando juntos. La rivalidad que todo el mundo conoce, entre los Catalanes y los Madrileños, que viene en mucho de que los catalanes luchan por su autonomía en una España dominada por Madrid, hizo que  Plácido Domingo que es madrileño y José Carreras que es Catalán, se enemistaran de una manera excepcional en 1984.  Carreras y Domingo se volvieron enemigos. Siempre muy solicitados en todas partes del mundo, ambos hacían constar en sus contratos, que sólo se presentarían en determinado espectáculo, si el adversario no fuese invitado… En 1987, a Carreras le apareció un enemigo mucho más implacable que su rival Plácido Domingo; lo sorprendió un diagnóstico terrible, leucemia.

 

Su lucha contra el cáncer fue muy sufrida, se sometió a varios tratamientos, además del trasplante de la médula ósea. El cambio de sangre que lo obligaba a viajar una vez por mes a Estados Unidos, no le permitía trabajar en esas condiciones y a pesar de ser dueño de una razonable fortuna, los altos costos de los viajes y de los tratamientos debilitaron sus finanzas. Cuando no tuvo más condiciones financieras tomó conocimiento de la existencia de una fundación en Madrid, cuya finalidad única, era apoyar el tratamiento de enfermos de leucemia. Gracias al apoyo de la fundación “HERMOSA”, Carreras venció la dolencia y volvió a cantar. Recibió nuevamente los altos honores que merecía y trato de asociarse a la fundación que le había salvado la vida para tratar de devolver de alguna manera algo de la invariable ayuda que había recibido, pero sin éxito alguno.   Al leer sus estatutos, descubrió que el fundador, mayor colaborador y presidente de la fundación era Plácido Domingo. Luego, supo que éste había creado la entidad en principio, para atenderlo y que se había mantenido en el anonimato para que no se sintiera humillado por aceptar auxilio de su enemigo. Aún más  conmovedor fue el encuentro de los dos. Sorprendiendo a Plácido en una de sus presentaciones en Madrid, Carreras interrumpió el evento y humildemente arrodillándose a sus pies le pidió disculpas y le agradeció públicamente. Plácido lo ayudo a levantarse, y con un fuerte abrazo sellaron el inicio de una gran amistad.

 

En una entrevista a Plácido Domingo, le preguntaron el por qué había creado la fundación “HERMOSA” en un momento que, además de beneficiar a un enemigo, había ayudado al único artista que podría hacerle competencia, su respuesta fue corta y definitiva… “Porque el mundo no se puede perder una voz como esa”

Ante un ejemplo como ese, me encantaría invitar a reflexionar a todos los que montan en cólera por defender o atacar unos colores, una institución y al final del día un equipo de fútbol y no me queda más que decir: “Ni Hala Madrid, ni visca Barsa … mejor amigos para siempre”.

 

Gracias

Be Sociable, Share!

Leave a Reply

 

 

 

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>